MUESTRA SONORA DESAPARECIDA 

Por Isidro López-Aparicio

 

Video “muestra sonora desaparecida”:   https://vimeo.com/490129661

Publicación: https://bit.ly/3ciY3eB

Declaraciones de Noam Chomsky: https://bit.ly/3fmQi9t

ISSUU: https://issuu.com/isidrolopezaparicio/docs/muestra_sonora_desaparecida

 

La pandemia del compromiso

La pandemia nos ha descabalgado de nuestra propia vida, nuestra cotidianidad ha sido alterada en muchas formas, pero quizás una de las más significativas ha sido el parar el movimiento de las personas. Todos hemos tenido que permanecer recluidos en nuestros espacios más próximos, nuestras viviendas, nuestras ciudades, nuestros países. Ha sido y es una situación dramática y totalmente nueva para la mayoría del mundo, pero hay espacios que llevan viviendo este aislamiento desde hace mucho tiempo: el pueblo saharaui desde 1975 confinado en los campos de refugiados de Tindouf.

 

El confinamiento ha venido como consecuencia de la letalidad de una enfermedad en el que hemos perdido muchas personas queridas, como así sucedió en el éxodo del pueblo saharaui donde desaparecieron miles de personas. Lo que hoy en día el mundo vive de forma compartida y global nos une y nos tiene que hacer empatizar aún mas con la realidad del Sahara Occidental.

 

En esta situación de confinamiento el arte ha tenido mas importancia que nunca, ha sido vital para mantener vivo el optimismo de las personas. Así lleva sucediendo en el Sahara desde más de cincuenta años cuando fueron confinados a los campos de refugiados, donde el arte ha sido un modo de expresión y de encuentro en el que los artistas saharauis han constituido la generación del exilio.

 

Cubrir las necesidades primarias nos da la vida; la cultura y el arte nos realiza como seres humanos, el disfrute del arte en todas sus expresiones es el que alimenta los aspectos más humanos que nos transcienden y activan la naturaleza que nos define.

 

Visualizando la/os desaparecidas/os del Sahara Occidental desde lo sonoro

Desde la fundación de los Encuentros de arte y derechos humanos del Sahara Occidental, ARTifariti se han llevado a cabo infinidad de acciones artísticas y se han creado importantes lazos de colaboración con las asociaciones ubicadas en los campos de refugiados. Con la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis, AFAPREDESA desde 2009 se comenzó el proyecto Lxs Desconocidxs que retrata entre las miles de fichas de desaparecidos aquellas que no tienen documentación visual. En un proceso de mediación artística los artistas se reúnen con las familias de los desaparecidos con el propósito de poder representar a través de sus palabras y recuerdos, la imagen del desaparecido. Esta acción en muchas ocasiones es una catarsis para las familias que ven sus emociones y sus sentimientos en un estado de desasosiego, por no saber donde “colocar su dolor”. El estado de limbo emocional puede encontrar refugio tras acciones como esta en donde se recrea entorno a la imagen del desaparecido una representación de lo que perdura entre la memoria de los que les recuerdan. Estos retratos en muchos casos se convierten en la primera imagen que tienen sus descendientes de sus seres queridos.

 

Este proyecto toma aquí un protagonismo especial sobre el que se vertebra una de las líneas fundamentales de la participación de los artistas en Artifariti y se entrelaza con el ámbito de lo sonoro. Y en ciertos momentos se entrelazan para que algunos de los artistas participantes hayan llevado por primera vez a cabo retratos sonoros de los desaparecidxs.

 

La necesidad de la plasticidad de los sonoro  

La música nos ha acompañado en estos difíciles tiempos de pandemia. Es por lo que la muestra sonora desaparecida se convierte en un homenaje desde el mundo del arte contemporáneo como espacio de encuentro en el que muchas manifestaciones del arte tienen cabida. La libertad creativa ha enriquecido el entendimiento de las artes visuales y sus manifestaciones recogen recursos infinitos, y lo sonoro encontró en él un espacio natural en el que expandirse y liberarse de los principios más académicos construidos a lo largo de los siglos en las tradiciones músicales. La necesidad de vincularse a otras esencias, incluso primigenias, de forma fluida interaccionando y desarrollándose en lo espacial, lo olfativo, lo gestual, lo lumínico, lo formal, lo textural… e incluso la búsqueda de su fisicidad desde nuevas plasticidades se fue concretando en lo que denominamos: arte sonoro. Y es este arte sonoro el que ha construido un nuevo espacio artístico vinculado al mundo del Sahara Occidental, a su largo destierro, a su frontera, a sus desaparecidos, a sus ceremonias, a sus memorias…

 

Creando desde lo común y proponiendo desde la interculturalidad

En un deseo de hacer lo más participativo y colaborativo esta propuesta, ha contado con la colaboración inestimable de la Asociación de Música Electroacústica de España (AMEE), fundada en 1987 es una de las asociaciones de artistas con más tradición de España y que a través de su presidente Víctor Aguado Machuca hemos llevado una convocatoria para la participación en esta muestra. También contacté con el comisario Alejandro Alonso que de entre los artistas por el comisariados seleccionó a aquellos que previamente habían tenido experiencias con el Sahara occidental para sumar piezas de una mayor proximidad. Y ante una narración de los desaparecidos tan compleja como la de Hab-bla contacté con Rosa Pérez directora de Fluido Rosa, Radio 3, RNe para compartir con ella la búsqueda de esa persona idónea para ese reto. A todo esto, se han llevado a cabo invitaciones a artistas específicamente para generar retratos sonoros de saharauis desaparecidos, personas de la máxima confianza profesional y personal como el maestro Bartolomé Ferrando.

 

Esta muestra ha tenido lugar en cinco sedes: los Campos de Refugiados de Tindouf (Sahara Occidental), la Ciudad de México (CDMX) , Argel (Argelia), Maputo (Mozambique) y Sevilla (España). En cada una de las sedes se reproducen las piezas sonoras en espacios públicos con la finalidad de hacer presente el apoyo al pueblo saharaui en los contextos de cada ciudad. Pues la intención es convertir esta muestra en una acción social donde cada una de las reproducciones en la calle es documentada y editadas las cinco en un video conjunto en el que se visualice como pieza final la “muestra sonora desaparecida”. Para lo cual ha sido fundamental las colaboraciones en las distintas sedes de Meziane Djaout y Wallid AiOod (Argelia), Liasaa Lebsir, Mohamed Zrug (Western Sahara), Luna Yedra (Mexico), Silverio Salvador (Maputo) , Edi Escobar, Marta Gómez, Fernando Peraita, Pamen Pereira,(España) …

 

A la muestra sonora se ha sumado la valiosísima grabación de las declaraciones que Noam Chomsky hizo a Isidro López-Aparicio en las que contundentemente declaraba en contra de Trump y en apoyo al Sahara Occidental y a Palestina.

 

Entre los artistas que participan existen verdaderos maestros del mundo de lo sonoro como Llorénç Barbé y Montserrat Palacios, que aportan audios de su defensa doctoral conjunta en la Liberis Artium Universitas, que está hermanada bajo convenio con la Universidad de Tifariti del Sahara Occidental. Isidoro Valcárcel Medina que aporta una pieza fundamental como es Norte, Sur, Este y Oeste que ya en 2012 editada por Raíz-Mircrophone e instalada con la inestimable colaboración de los Torreznos en los campos de refugiados de Tindouf apelaba al sin sentido de esta injusticia social que no encuentra una dirección. El ya nombrado Bartolomé Ferrando llevó a cabo un impresionante retrato vocal junto a otros artistas que asumieron este gran reto como, Rafael Martínez Mercado, Javier Álamo y Susana Drone que asumió generosamente la compleja taréa de poner sonido al relatoc de las mujeres desaparecidas.

 

A estos se sumaron otros artistas como Saray Pérez Castilla, José Venditti y Benigno Moreno, Rafael Díaz, Pedro Guajardo, Menhir (Coco Moya and Iván Cebrián), Luis Lamadrid, Joaquín Medina, Jairo Maldonado Carrillo y Enrique Busto.

 

El video donde componer y difundir las vivencias

Todas estas piezas fueron editadas en muestras que se convirtieron en conciertos públicos que tuvieron apariencias y formas de audición muy diversas según el contexto tanto físico como social A todo esto se sumaban las distintas restricciones en cada país debidas a la pandemia. De esta forma se incorporaron aspectos que se alteraban en cada lugar como la relación del tiempo y el espacio en la audición, pues algunas son en estático, otras se reproducen desde el coche, otras caminando… generando recorridos que interaccionan con la ciudadanía, saliendo a su encuentro, generando otras formas de interactuar.

 

Todo esto documentado ha construido una pieza videográfica en la que las distintas plasticidades de lo sonoro conviven y construyen un retrato del momento, repleto de texturas en lo visual y auditivo. Un retrato de un momento muy complejo como el de la pandemia en cinco países que conviven al unísono unidos por piezas sonoras generadas a partir de una realidad olvidada en su confinamiento como es la del Sahara Occidental. 

SOUND MISSING SHOW

Video “muestra sonora desaparecida”:   https://vimeo.com/490129661

Publicación: https://bit.ly/3ciY3eB

Declaraciones de Noam Chomsky: https://bit.ly/3fmQi9t

ISSUU: https://issuu.com/isidrolopezaparicio/docs/muestra_sonora_desaparecida

 

2020 was a year in which a pandemic dislodged us from our own lives, our daily life has been altered in many ways, but perhaps one of the most significant has been stopping the movement of people. We have all had to remain secluded in our closest spaces, our homes, our cities, our countries. It has been and is a dramatic and totally new situation for most of the world, but there are spaces that have been living this isolation for a long time: the Sahrawi people since 1975 confined in the refugee camps of Tindouf.

 

The confinement came as a consequence of the lethality of a disease for which we have lost many dear people, as it happened in the exodus of the Saharawi people where thousands of people disappeared. What the world lives today in a shared and global way unites us and has to make us empathize even more with the reality of Western Sahara.

 

In this confinement situation, art has been more important than ever, it has been vital to keep people’s optimism alive. This has been happening in the Sahara for more than fifty years when they were confined to refugee camps, where art has been a way of expression and encounter in which Sahrawi artists have constituted the generation of exile.

 

Meeting the primary needs gives us life; culture and art make us human beings, the enjoyment of art in all its expressions is what feeds the most human aspects that transcend us and activate the nature that defines us.

 

Since the founding of the art and human rights meetings in Western Sahara, Artifariti has carried out countless artistic actions and important collaboration ties have been created with associations located in refugee camps. With the Association of Relatives of Saharawi Prisoners and Disappeared, AFAPREDESA since 2009 began the project Lxs Desconocidxs that portrays among the thousands of files of disappeared those that do not have visual documentation. In a process of artistic mediation, artists meet with the families of the disappeared in order to be able to represent the image of the disappeared through their words and memories. This action on many occasions is a catharsis for families who see their emotions and feelings in a state of unease, for not knowing where to «place their pain.» The state of emotional limbo can find refuge after actions like this one where a representation of what remains in the memory of those who remember them is recreated around the image of the disappeared person. These portraits in many cases become the first image that their descendants have of their loved ones.

 

This project took on a special role in 2020 on which to structure one of the fundamental lines of the participation of artists in Artifariti. The second line was the realm of sound. And at certain times they intertwine so that some of the participating artists have carried out sound portraits of the disappeared for the first time.

 

Music has been with us in these difficult times of pandemic. This is why we want to pay tribute and create our own space that would collect sound proposals.

 

The world of contemporary art has become a meeting space in which many manifestations of art have a place, its liberation has enriched its understanding and its manifestations gather infinite resources, and the sound found in it a natural space in which to free itself from the most significant competitive principles of the musical tradition to build forms, spaces, colors, smells, actions, gestures,… to claim their place within the visual arts as “sound art”. And it is to this sound art that Artifariti has wanted to dedicate a space linked to Western Sahara, its long exile, its border, its disappeared, its ceremonies, its memories …

 

In the desire to make this proposal as participatory and collaborative as possible, I have counted on the invaluable collaboration of the Association of Electroacoustic Music of Spain (AMEE), founded in 1987 is one of the associations of artists with the most tradition in Spain and that through of its president Victor Aguado Machuca a call was made for participation in this exhibition. I also contacted the curator Alejandro Alonso who selected from among the artists by the curators those who had previously had experiences with Western Sahara to add pieces of greater proximity. And before a narration of the disappeared as complex as that of Hab-bla, I contacted Rosa Pérez, director of Fluido Rosa, Radio 3, National Spanish Radio to share with her her search for that person.

Category
Comisariado
isidrolopezaparicio.com